Práctica sencillez

La inquietud de una nube no refleja menos que su continuo movimiento, aún en un instante congelado. Con celeridad y sin cese intranquiliza al observador del cielo. ¿De qué se escapan las nubes? No se escapan, persiguen nuestros deseos de que no sean, queremos reemplazarlas por el sol que tanto mal, bien hecho nos hace.

Un atardecer violeta
Crystalbox – Santiago Edye (clic para entrar en la pág.)

El sol motivó a pararme, soy aquel que está con alguien. A pesar de que no llego a verme, parezco gozoso.

Bajé escaleras, también las subí, y mientras caminaba por los bordes, no despegaba la vista del agua turbia próxima a estos. En aquella superficie estaba impreso el cielo y cabía todo de el en tan solo una pequeña gota. Lo comprobé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s