Al cabo

Los literatos tan cerca uno de los otros, reunidos en el Cabo, se contaminan.

A diario me crucé con alguno camuflado y no lo noté. Ya he sido presa de mis propias palabras y tampoco en esas ocasiones lo he percibido.

El tema es que, momentos antes de partir de este mítico arenal, ha venido a destaparse el vecino, escritor, o dibujante. Si el veterano es lo segundo, estoy curado de espanto y no desviaré más la vista de estas hojas más que para observarte respirar en perfecto sincronismo con las idas y venidas del mar, y a tu desvarío dormitar, que prolongadamente has practicado estos días. Me mantendré taciturno porque no hay acto más macabro que ser el que te separe de los sueños.

En el caso que este perpetrador de mis curiosidades sea un literato, no me mostraré para nada indulgente con él y lo culparé de todo lo que nos pase a nosotros en su presencia.

Nos fuimos, más satisfechos que conocidos, y con el sabor de aquellos que interrumpieron el sopor de tus mañanas, de tus tardes y de tus noches, anejado sobre la piel.

12813936_10205546258482564_5715531683964832745_n
Cabo Polonio

 

 

Anuncios

3 comentarios en “Al cabo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s