Dejarse llevar concienzudamente

¿Qué importa lo que diga hoy? Mañana quizás piense diferente. Sentado aquí, sobre el tronco de este árbol, puedo sentir la corteza dejándome marcas en las nalgas, es cuestión de tiempo que queden más o menos contorneadas, coloradas o moradas, sean moretones o simplemente trazos. Luego, cuando salte y me pare en dos patas, quizás me olvide hasta de lo que el tiempo ha logrado hacerme. El piso ha sido base siempre, nos hemos caído sobre él y nos hemos levantado de él, pero nunca lo hemos podido mover de su lugar para evitar la caída, y cuanto más hemos vivido tendidos sobre el suelo, más hemos aprendido sobre las maneras de erigirnos en la mejora de lo que una vez fuimos.
He comenzado este paseo reflexivo con una iniciativa única y perseverante: escucharme. No es la primera vez que lo hago y además debo ser el plagio de muchos otros que deben haber comenzado antes, recorriendo lugares donde la abstracción de algunos pensamientos se distiende con mayor fluidez y conciencia. La vívida memoria contribuye, pero no lo es todo, un todo se conforma con la exactitud del concepto de completitud y no habrá nunca nada más incompleto que el recuerdo que para siempre quedará sólo en la mente.

Un paso hacia el olvido y la poca voluntad de mover al menos un dedo para darlo. Se puede andar sin orejas, sin brazos u ojos, sin ganas o con falsa dicha, es decir, incompleto. Es hasta gratificante llegar a todos lados siendo un completo incompleto, es un mérito. Sentirse completo es de conformista, es la falsa seguridad que te avasalla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s