Rituales ideales

Observo, me voy y disfruto de la memoria de algo que obtuve casi gratuitamente. Quizás me costó tiempo, el tiempo pasea por donde yo he posado mis ojos, esos dos rojos carmín que hacen arte sobre cigarrillos. Quiero palparlo todo, se que podría, pero a veces a mitad de camino las uñas van sumergiéndose en la nada, la punta de los dedos las acompañan, obvio, la mano entera se disuelve y al quedarme solo el muñón me rindo.

Con la mano penetrar el velo natural y brillante, negro, oscuro, pero brillante. Con las yemas de los dedos reconocer el borde de la curva donde mis palabras se embarcan al decirlas lenta y deliberadamente, para no ceder el paso al caos de los desentendidos. Te estuve tocando con los ojos, decirle. Estos, y más, son rituales que aún no desarman a mi platónico deseo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s