No es como Nosotros

De sus sentimientos e ideales de segregacionista me he venido a enterar, señora Perfidia, ¿la puedo llamar Perfi? Así me ahorro más de sus vituperios. Malograr mi tiempo cediéndoselo a más de sus estupideces elitistas me haría un hipócrita, porque ¿quién dijo que yo quería ser parte de algo llamado Nosotros?, esa institución pequeña y maloliente. Y basta, era eso.

Detrás del biombo su silueta es una canasta con uvas, melones y duraznos, y ahora, que la descubrimos, es el limón en los ojos y lo blanco de la sandía. No es bisoño el sueño de transformar aquella sombra representada en obra consumada, pero requiere de tanto, Perfi. Por ejemplo, tendría que convencerla de usar ojos por lengua o goma por lápiz, y no la imagino saboreando el piso con gracia ni borrando para crear algo.

Así que…, no le cuesta nada evitar nombrarme con el solo motivo de demostrar que sabe el abecedario y sus más presunciosas permutaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s