Categorías
Poema

Apuntamos al sol

Como la pieza que encaja
perfecta,
el gusano, su recorrido,
por la manzana
de alguna secta.

Engullimos el azúcar
de nuestro propio biombo,
diabética penuria,
llevándonos al exilio
de nuestro cuerpo y rumbo.

Tú, que sos une,
demuéstranos que puedes,
saliva el sudor,
que trastabille la suerte,
cae en la vía de varios trenes.

Levántate, haznos el favor,
ya dejamos rodillas,
el calor en las piedras,
la sangre en el óxido,
y acércate a nosotras, las flores amarillas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s