Categorías
Poema

Matanza del Salsipuedes

Se estarán preguntando
cuándo,
dónde escondo las partes
y por qué las escondo.

Contrapartida de la cuarta pared rota,
descompuesta y psicosomática,
vital y afanosa,
disturbios al escuchar la palabra frugal en Rocha.

Una ristra de guturalidades
para articularse
y escuchar mares
dentro de mares.

A Jimena se le dobló el dedo
suena tan particular y tan real,
como el titular,
y ahora es cultura echarle la culpa a une niñe frente a millones.

Sabia que cae de la punta de la proa
es nuestra rectitud,
sangrante virtud,
de pelito arreglado, de la sonrisa de la Santa Victoria Huraña, que vela por todes nosotres.


Una respuesta a “Matanza del Salsipuedes”

Este cuadro se repite en mi país en muchísimos pueblos atacados por los infames de derecha y de izquierda. Y no es arte. Es vidas apagadas, es dolor, es una herida que el mundo debe conocer, o que si conoce no reconoce. Gracias por permitirme con tu cuadro-foto, acercar mis recuerdos y miradas a otros de otros mundos, tal vez.

Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s