Categorías
Relato

Reverberación

Las personas dejamos de movernos hace un tiempo porque, allá, están nuestros zapatos, caminando por nosotres, vuelven y el reloj nos dice cuántos pasos dimos hoy, y nos sentimos orgulloses, nos los ponen de vuelta y le pedimos al ropero que nos los saque, que nos ponga unas pantuflas, que ya estamos en casa. Tenemos sed, el vaso nos quema del frío, nos quedan rojas las yemas, «azúl se nos ponen», dijo alguien, y lo llamamos El mal de azúl, vinieron a darme una inyección, ya no se me ponen azules las yemas, ya no tengo El mal de azúl, pero cómo quema.

2 respuestas a “Reverberación”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s